Encuentro con bibliotecarios: la Casa de la Memoria entrevista al socio bibliotecario del Ateneo de Madrid, José María Nogales

José María Nogales, socio bibliotecario del Ateneo de Madrid, y Fernando Sígler, en representación de la Casa de la Memoria, en el Despacho de Azaña de la Docta Casa.

José María Nogales, socio bibliotecario del Ateneo de Madrid, y Fernando Sígler, en representación de la Casa de la Memoria, en el Despacho de Azaña de la Docta Casa, en Madrid, el 6 de abril de 2019.

 

El proyecto Una biblioteca para la memoria, que desarrolla la Casa de la Memoria La Sauceda con el patrocinio del Ministerio de Cultura, dentro del Plan de Fomento de la Lectura 2017-2020, preveía la implicación de bibliotecas de otras tres comunidades autónomas. Por este motivo, representantes de la Casa de la Memoria participaron en un encuentro personal con bibliotecarios de las siguientes bibliotecas:

En estos encuentros, celebrados los días 5 y 6 de abril de 2019, se abordó, entre otros asuntos, la problemática sobre la clasificación y catalogación de los libros considerados dentro de la temática de “memoria histórica”.
Las aportaciones de estos bibliotecarios y las implicaciones derivadas de sus valoraciones han servido para orientar la política de clasificación de los fondos especializados de la Biblioteca de la Casa de la Memoria.
Estos encuentros con bibliotecarios se trasladan a un documental que se incorpora al canal de Youtube de la Casa de la Memoria.

Transcribimos en primer lugar el encuentro mantenido el sábado 6 de abril de 2019 en el despacho de Azaña del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid (c/ Prado, 21) con el socio bibliotecario José María Nogales Herrera, que a su vez es presidente de la Federación Española de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Arqueólogos, Museólogos y Documentalistas (ANABAD).

Sobre el origen del Ateneo, José María Nogales afirma: “El Ateneo está a punto de cumplir su segundo centenario de existencia. La propia creación de la institución está muy vinculada al exilio precisamente, y al exilio liberal en el siglo XIX. Fueron liberales españoles exiliados en Europa, fundamentalmente en Francia e Inglaterra, quienes vieron [la necesidad de] esta institución y al llegar a España se pusieron manos a la obra para formar una institución de estas características, un ateneo científico, literario y artístico, que daba cobertura a las ansias intelectuales sobre todo del liberalismo español.
También desde el principio está muy vinculado a la historia del republicanismo. Entre sus presidentes y directivos ha habido prácticamente la totalidad de la élite intelectual y política española, que ha estado presente en el Ateneo.
El Ateneo sustituyó, entre comillas, muchas veces al Congreso de los Diputados, otras veces lo complementó, quizá por la cercanía geográfica dentro del urbanismo de Madrid (estamos muy cerca una institución de otra), y qué duda cabe de que ha sido una pieza clave para el desarrollo científico y cultural de nuestro país. En eso intentamos continuar, humildemente, claro está”.
Con respecto a las actividades que desarrolla esta institución, Nogales expresa: “Una parte fundamental de este Ateneo, de esta Docta Casa, la constituye el desarrollo de las actividades que llevan a cabo sus secciones y sus agrupaciones diversas”.
El tema fundamental de este encuentro consiste en la organización y los fondos de la biblioteca. José María Nogales explica estos aspectos referidos a la biblioteca del Ateneo de Madrid: “También es fundamental para nosotros, y en atención a los socios que así lo necesitan y lo quieren, la atención de la biblioteca. La biblioteca ha sido emblemática en Madrid durante toda la asistencia del Ateneo. Era una biblioteca abierta incluso por la noche, hasta altas horas, por lo cual en todo momento fue un foco de discusión política, de discusión cultural y de actividad intelectual. Por lo tanto, seguimos cuidando mucho la biblioteca, y ese es el cometido que tenemos precisamente nosotros, seguir incrementándola, aunque en los últimos años hemos de decir que el presupuesto propio del Ateneo se ha dedicado en muy corta medida a la adquisición de fondos y al incremento, por lo tanto, de la biblioteca”.
Con respecto a la procedencia de los fondos bibliotecarios, este directivo del Ateneo explica: “Rrecibimos continuamente donaciones importantes. Ayer mismo [5 de abril] se recibió un legado de don Antonio Buero Vallejo, entregado por su vuida y su hijo. Son donaciones que recibimos con un cariño especial y como homenaje a las personas que deciden hacernos beneficiarios de su legado, no por lo que vale materialmente, que en muchos casos también tiene ese valor, por supuesto, pero siempre por lo que significa en el entorno cultural. Tener parte de la biblioteca de Buero Vallejo y de tantas y tantas personalidades que la han ido donando nos enorgullece y nos hace responsables de cuidar este legado importante”.
Otro apartado destacado del encuentro lo constituyó la consideración de los títulos que podrían agruparse dentro del descriptor de memoria histórica. A este respecto, José María Nogales expresa: “Evidentemente, en la tradición biblioteconómica española no hay el cuidado de tener un lugar especial en la clasificación. Normalmente se utiliza la Clasificación Decimal Universal, en España la CDU; en otras partes, la que se prepare ad hoc, en atención a las características de la biblioteca y la institución. Pero en la CDU no hay un espacio específico para la memoria histórica, para la memoria democrática, entre otras cosas porque cuando se desarrolló la CDU este concepto no era del interés de los bibliotecólogos ni de la sociedad, porque los bibliotecólogos actúan en función de la propia sociedad”.
De todas formas, dada la relación histórica del Ateneo con los fenómenos del exilio y el republicanismo, existe una vinculación que se manifiesta asimismo en los fondos bibliográficos. Sobre este asunto, dice el socio bibliotecario: “Hablamos del origen del Ateneo y de su origen vinculado al exilio y desde luego, qué duda cabe, que en el siglo XX, tras la guerra civil española, en estos ochenta años que estamos ahora conmemorando precisamente, el exilio republicano tuvo una importancia enorme, desde don Manuel Azaña hasta don Antonio Machado, pasando por una relación inagotable de intelectuales de primer orden que desde el primer momento tuvieron que salir de España. Y eso sin contar con el exilio interior, que también tuvo aquí su lugar. El hijo de don Antonio Buero Vallejo ayer recordaba cómo su padre, que se hizo ateneísta en el año 1947 (ayer exhibíamos su ficha de ingreso), tenía en el Ateneo su cuartel general, y aquí es donde desarrollaba gran parte de su actividad intelectual y también política, que la ejerció a su modo y a su manera. Por lo tanto, siendo todos estos ateneístas exiliados y teniendo como tenemos memoria de ellos, no hay [sin embargo] un apartado específico para la clasificación del fondo bibliográfico o hemerográfico, en su caso, como punto de interés denominado exilio español o memoria histórica. Mi intención es crearla, una vez que se produzcan las nuevas e inminentes elecciones; es crear precisamente un punto de interés para que el libro esté clasificado”.
José María Nogales abunda en este asutno: “Existe la relación de todos los ateneístas exiliados y también de los que fueron perseguidos e incluso exterminados, según qué casos, y entonces aprovechar esas relaciones que existen para crear ese punto de interés. Es lo que vamos a hacer porque creo que es lo que corresponde, desde un punto de vista técnico: mantener el libro catalogado y clasificado en el lugar en el que hasta ahora ha estado (siempre se puede rectificar alguna cosa, pero respetando el trabajo técnico realizado hasta ahora, que ha sido muy importante), pero aportar este valor para que quien tenga interés, con comodidad, incluso en la distancia, mediante alguna aplicación web, pueda acceder al menos al catálogo de esos fondos, descritos específicos como parte de la memoria histórica española. Estamos en este año del 80 aniversario, y creo que puede ser una de las aportaciones fundamentales del Ateneo a esta causa”.

Fachada del Ateneo de Madrid.

Fachada del Ateneo de Madrid.

 

(más…)

Compartir en:

Las fronteras del destino, libro de la Biblioteca de la Casa de la Memoria sobre María López, republicana sanroqueña que se refugió en Gibraltar

El libro Las fronteras del destino, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

El libro Las fronteras del destino, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

 

En la sección de libros destacados que tienen alguna relación con Gibraltar de entre los albergados en la Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria La Sauceda, se distingue hoy el titulado Las fronteras del destino, de Antonio Pérez Girón. Esta obra, editada en 2006 por la Delegación de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de San Roque, está catalogada en esta biblioteca con el número 1321. Se trata de una biografía novelada de María López, una militante republicana sanroqueña, que se vio obligada a marchar al exilio, primero en Gibraltar, luego en Tánger, durante la Guerra Civil, si bien antes de concluir esta se introdujo en zona de dominio del Gobierno legítimo hasta la caída de la República, cuando estaba en Valencia, de donde regresó a San Roque el 6 de mayo de 1939. Sometida a consejo de guerra y condenada a muerte, le fue conmutada la pena capital por la de treinta años de reclusión perpetua.
El autor entrevistó a María López cuando ésta contaba con 84 años de edad, y el libro es producto de conversaciones y testimonios proporcionados por ella. En esta biografía novelada se cuenta que tras desaparecer su padre, fue conminada a abandonar San Roque si quería salvar la vida. Entonces se dirigió a la frontera con Gibraltar. En el libro rememora: “El paso fronterizo estaba especialmente vigilado. Las nuevas autoridades militares procuraban por todos los medios que no pasasen a la colonia birtánica nuevos refugiados políticos”. Al otro lado, pese a la simpatía con que desde Gibraltar comenzó a verse la causa de los rebeldes, “el Peñón constituía la tabla de salvación para muchos, que habrían de transitar hacia zona republicana o buscar abrigo en Tánger”.

(más…)

Compartir en:

Una obra de ficción, La hermana del masón, en el fondo auxiliar de la Biblioteca de la Casa de la Memoria

El libro La hermana del masón, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

 

La Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria La Sauceda alberga, junto a monografías encuadrables en el concepto de memoria histórica, otras obras que cabría considerar integradas en una biblioteca auxiliar de la temática principal que da sentido a esta instalación. A este respecto, cabe destacar en esta ocasión una obra de ficción, ambientada en Gibraltar. Se trata de La hermana del masón, de Ana Emberley, autoeditada en 2017. La autora es licenciada en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, magister universitaria en Antropología Americana y especialista universitaria en Archivística. En su novela, la protagonista es portadora de “una informa crucial que podría haber cambiado el rumbo de la historia”. La trama se desarrolla durante la Segunda Guerra Mundial, cuando una documentación “que podría poner en entredicho la soberanía del Peñón de Gibraltar” fue sacada de la colonia británica y llevada a La Línea de la Concepción, que había sido duramente reprimida durante la guerra civil y la posguerra por la fuerte implantación que tuvo en esta población la institución masónica. Esta novela, que está catalogada e esta biblioteca con el número 2261, contribuye a ilustrar el fondo bibliográfico de la Casa de la Memoria consagrado a Gibraltar.

Compartir en:

El historiador Antonio Morales Benítez presenta el 19 de junio en Cádiz su libro sobre la masonería en el Campo de Gibraltar en 1902-1942

Invitación a la presentación.

Invitación a la presentación.

El miércoles 19 de junio de 2019, a las 19:30 horas, se presenta en la Sala de los Libros de la editorial Universidad de Cádiz (Edificio Andrés Segovia, calle  Dr. Marañón 3,  11002 Cádiz) el último título del sello editorial UCA, de la colección “Faro de la Memoria“, La masonería en el Campo de Gibraltar (1902-1942) un espacio de libertad con una nueva sociabilidad democrática, del doctor en Historia Antonio Morales Benítez, colaborador de la Casa de la Memoria. Según informó dicha editorial, “se trata de un estudio que no solo se conforma con desarrollar la correspondiente valoración e investigación institucional, sino que apuesta por una contextualización política, social, cultural e ideológica. Verifica la vida y evolución de las logias  y triángulos, y sus relaciones con el mundo masónico y profano. Un análisis que nos aclara su evolución y temas más preferentes, así como el número y perfil socioprofesional de sus componentes. Estudia además las relaciones de los masones con las instituciones públicas, la influencia en la vida social y cultural  de la zona así como su irradiación en la prensa y, no menos significativo, su conexión con la colonia inglesa de Gibraltar. Finalmente el libro cubre el periodo histórico de la represión fascista de 1936, donde muchos de estos masones y sus organismos fueron reprendidos”.

En la presentación participarán Francie Cate-Arries, directora de la colección, Alberto Ramos Santana, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz, Antonio Morales Benítez, doctor en Historia y autor del libro, y José Marchena Domínguez, director del Servicio de Publicaciones.

La Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria La Sauceda dispone de un ejemplar de este libro, donado por su autor.

Compartir en:

Camino de Gibraltar, libro sobre dependencia y sustento en La Línea y Gibraltar, con un apartado sobre guerra y represión

El libro, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

El libro, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

 

La Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria La Sauceda cuenta con un fondo bibliográfico relacionado directa o indirectamente con Gibraltar. Entre los títulos que lo integran se destaca en esta ocasión Camino de Gibraltar. Dependencia y sustento en La Línea y Gibraltar, de Beatriz Diaz Martínez. Esta obra, editada en 2011 con el patrocinio de la Consejeria de Salud de la Junta de Andalucía, constituyó una aportación a un proyecto de investigación sobre determinantes sociales de la sobremortalidad por cáncer en el Campo de Gibraltar, cuyo investigador principal fue Antonio Escolar Pujolar, jefe de sección de Epidemiología del hospital universitario Puerta del Mar de Cádiz. Este libro se nutre de testimonios personales y aportaciones recogidos y elaborados por Beatriz Díaz a partir de un taller de historia oral denominado La historia de mi vida. Esta iniciativa la presenta así la autora: “El taller consiste en pequeños grupos de trabajo donde los participantes, a través de diversas propuestas y dinámicas, recogen su historia de vida, con el compromiso de devolverles su aportación editando y difundiendo sus memorias. Los recorridos de vida resultan inmensamente ricos en dos dimensiones humanas inseparables, la personal y la social. Esta segunda surge en cada una de las historias, al componer el puzle con las demás y en los debates de grupo”. El índice de contenidos es el siguiente: En el autobús. Presentación. Mapas. Cronología. Testimonios. Vocabulario. Bibliografia consultada. Anexos. El libro también se estructura en las siguientes ventanas temáticas: Redes y motivos de emiración (Gibraltar, espacio de refugio. Gibraltar, puerto de emigración clandestina). Sobrevevir a la sombra de Gibraltar. La realidad social. La industria dle sexo. Guerra y represión (Centros de detención durante la guerra civil. La evacuación de Gibraltar en la Segunda Guerra Mundial. Bombardeos en La Línea durante la Segunda Guerra Mundial. Desaparición y duelo inconcluso. Represión política en La Línea: marginación laboral y criminalización). Trabajar en Gibraltar (El pase de acceso diario y el libro de cambio. La mujer trabajadora en Gibraltar. Burocracia y saqueo que alimentan la corrupción. Trabajar en Gibraltar sin pase diario. Un cambio obligatorio que promueve el estraperlo). El contrabando. El cierre de la frontera.

Este libro ha sido catalogado en la Biblioteca de la Casa de la Memoria con el número 627.

Compartir en: